Medio Ambiente

Resiliencia urbana, el futuro de las ciudades

Se realizó la exposición del nuevo “Programa de Resiliencia Urbana”, en el CEDyAT, presentado por los especialistas de la Unidad de Vinculación Tecnológica (UVT). Cuáles son los objetivos de mejora en las ciudades.

Autor: RSalud 10 Mayo, 2017

Se realizó la exposición del nuevo “Programa de Resiliencia Urbana”, en el CEDyAT, presentado por los especialistas de la Unidad de Vinculación Tecnológica (UVT) Ley 23.877, referente del Sector Público. Fue ante un público de expertos en Gestión del Riesgo y funcionarios de gobiernos locales.


La apertura estuvo a cargo del Lic. Juan Carlos RUSCIO, con más de cuarenta años de experiencia hidrometeológica, quién compartió el caso de éxito que actualmente está monitoreado y en funcionamiento por personal de la UVT.

El CEDyAT diseñó e instaló el Sistema de Monitoreo Hidrológico de la Ciudad de La Plata que recaba los datos básicos necesarios para la formulación de proyectos y la administración racional de los recursos hídricos. Los sensores hidrométricos ubicados estratégicamente brindan reportes constantes sobre la presión, temperatura, humedad, precipitación instantánea y acumulada y dirección y velocidad del viento; optimizando el trabajo. La información obtenida se visualiza en la central de Monitoreo y en el edificio de la Subsecretaría de Atención de Riesgo, desde donde se observan en paralelo los estados de las bocas de tormenta y de los sumideros.

El CEDyAT diseñó e instaló el Sistema de Monitoreo Hidrológico de la Ciudad de La Plata

A su vez, a través del mismo software de la Comuna se mantienen geolocalizados los puntos de encuentro, centros de salud, estaciones meteorológicas y centros de evacuación. Cabe destacar que los dispositivos siguen funcionando aún con cortes de energía, por lo que, en ese caso, se puede seguir monitoreando la situación desde la central.


Programa de Resiliencia Urbana

La Resiliencia Urbana se define como la habilidad de cualquier Sistema Urbano para resistir y recuperarse rápidamente de cualquier impacto, manteniendo la provisión de servicios y actividades regulares. Esta definición se basa en la concepción de la urbe como un sistema de sistemas, un ente complejo que, a similitud del cuerpo humano, requiere el buen funcionamiento de los distintos órganos para gozar de buena salud.

Es la habilidad de cualquier sistema urbano para resistir y recuperarse rápidamente de cualquier impacto

En consecuencia, ciudades de todo el mundo están iniciando su camino para convertirse en resilientes y proteger a sus habitantes, sus bienes y el mantenimiento de la funcionalidad ante las crisis. La resiliencia urbana es un proceso vivo que requiere una constante revisión y actualización de la situación de las ciudades. La evaluación de la información disponible permite avanzar en el conocimiento y consolida la toma de decisiones informada y eficaz, optimizando las inversiones para reducir los riesgos y mejorar la vida de todas las personas.


Fases de la Resiliencia

El círculo virtuoso de la resiliencia consta de cuatro fases:

  • 1) Operación: la capacidad de resistir, responder o recuperarse después de un impacto
  • 2) Planificación: simular efectos y decidir en conformidad
  • 3) Mejorar: aprender de la experiencia para corregir y proyectar estrategias para asegurar la continuidad de la ciudad en la eventualidad de un impacto
  • 4) Prevenir: prever peligros potenciales antes que ocurran, identificando riesgos y validando, relacionando o diagnosticando el medioambiente

Las ciudades necesitan un diagnóstico a partir del cual se tomen las decisiones adecuadas para recuperar el buen funcionamiento lo antes posible. La solución del problema, cuando es preventiva, suele repercutir de manera notable en la calidad de vida de los ciudadanos, de manera que el sistema afectado puede no sufrir la incidencia y mejorar sus prestaciones.

Si este diagnóstico se realiza, además, de manera transversal y coordinada permite la optimización de los recursos con el consiguiente ahorro económico, lo que a su vez tiene repercusión en la reducción de gasto y permite, por tanto, “hacer más con menos”. Es lo que en inglés denominan un Win Win: todo son ventajas.

La solución repercute directamente en la calidad de vida de los ciudadanos

El Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR) señalan en un informe “que si no se invierte para hacer a las ciudades más resilientes ante las crisis, las tensiones y los desastres naturales, se generarán perjuicios económicos y humanos significativos, y los pobres de las zonas urbanas serán los más afectados por las pérdidas

Si el elevado impacto climático se suma a la desigualdad en el acceso a la infraestructura y los servicios básicos, los desastres naturales empujarán a decenas de millones de habitantes urbanos a la pobreza extrema, y para 2030 probablemente generarán pérdidas equivalentes a los USD 314 000 millones al año en las ciudades de todo el mundo, mientras que en la actualidad ese valor se ubica en unos USD 250 000 millones”.

El CEDyAT apunta a la mejora de los servicios urbanos para crear una ciudad inteligente y resiliente

Desde del punto de vista económico, es importante destacar que por cada dólar invertido en la preparación para desastres se calcula que se ahorran entre cinco y diez dólares en pérdidas económicas (Eric Schwartz, The Boston Globe, 23 de marzo de 2006). Si además, tenemos en consideración que soluciones sencillas y baratas pueden ser altamente efectivas y repercuten en la calidad de vida de los ciudadanos, se entiende que cada vez sean más las ciudades que opten por implementar soluciones que mejoren la resiliencia como un aspecto prioritario en su planteamiento de ciudad.`


Solución del Programa de Resilencia Urbana

El CEDyAT cuenta con el equipo interdisciplinario de expertos en Resiliencia Urbana, en Gestión del Riesgo de Desastres, en Smart Cities, en sensores y comunicación; en la instalación y operación de sistemas de alerta temprana, y en la comunicación del riesgo.

También con las herramientas para monitorear las infraestructuras y servicios para que puedan estar atentos a los potenciales “efectos cascada” y poder gestionar fácilmente la complejidad de las diferentes opciones de planificación estratégica para fortalecer la resiliencia urbana.

En síntesis, CEDyAT ofrece sus capacidades para evaluar y mejorar la continuidad de los servicios urbanos, para crear una ciudad inteligente y resiliente, con el fin último de asegurar un desarrollo sostenible para la comunidad.

*Por Pedro Reynoso
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Suscribite al Newsletter de Rsalud para recibir todas las novedades