Salud

Celiaquía: la clave pasa por la detección

La celiaquía pasó de ser ignorada durante décadas a estar entre la agenda de prioridades sanitarias del país. Según datos del Ministerio de Salud nacional, la detección de esta enfermedad aumentó un 700% en los últimos cuatro años gracias a una mayor capacitación del personal de salud, la proliferación de tests gratuitos y el control de los alimentos

Autor: RSalud 16 septiembre, 2016

Se estima que 1 de cada 100 argentinos convive con la intolerancia per­manente al gluten, presente en el trigo, avena, cebada y cente­no (TACC), así como en sus productos derivados. El gluten es el nombre con que se deno­mina a las proteínas vegetales.

Tras la sanción de la Ley Celíaca (N°26.588) en 2009 y la creación de un programa es­pecífico se habilitaron 16 labo­ratorios para la realización del análisis de gluten en alimentos y otros 8 se encuentran en pro­ceso de adecuación edilicia, en tanto que los reactivos de de­tección antitransglutaminasa IgA para efectuar los análisis de sangre específicos fueron distribuidos en 83 hospitales de 21 provincias argentinas, informó el Ministerio.

El 1% de la población convive con la enfermedad

Desde hace 6 años, sólo en la provincia de Bue­nos Aires se distribuyeron 12.000 tests rápidos de de­tección en servicios de gas­troenterología de hospitales provinciales. Los pacientes completan una planilla que le permite al médico sospechar la enfermedad y hacer el análi­sis de sangre que, junto con la biopsia de intestino, permite el diagnóstico.

“La idea es que los médicos empiecen a pensar en celiaquía cuando los pacientes presen­ten determinados síntomas, que en rigor son numerosos y variados, y muchas veces pare­cen no tener nada que ver con una intolerancia alimentaria y se confunden con otras afec­ciones”, explicó la cartera a través de un comunicado.

De acuerdo con el informe del ministerio que conduce Alejandro Collia, “los casos de celiaquía registrados en hospi­tales dan cuenta de una mayor prevalencia entre las mujeres: casi el 80 por ciento del total, en una relación de dos mujeres por cada hombre”.

Las personas pueden pasar muchos años sin ser diagnosticadas

Según el protocolo médico, cada vez que se detecta un caso, se convoca a los familiares para realizarles el análisis inicial ya que 1 de cada 8 personas del vínculo de un celíaco también puede padecer la enfermedad.


Mejor acceso a los alimentos

A la detección temprana en los hospitales también se suma el control de los alimentos como un punto clave para que los afectados puedan sobrelle­var la enfermedad con mejores perspectivas. Mientras en 2009 la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) contaba con un registro oficial de alimentos libres de gluten compuesto por 1.200 produc­tos, en la actualidad esa base ya alcanza los 4.600 y está dis­ponible en Internet.

Sin embargo, y a pesar que las obras sociales y prepagas cubren los costos de las hari­nas y premezclas libre de glu­ten, aún son productos con un costo que hasta triplica al resto dado que no tiene subsidios estatales.

Si bien la celiaquía no se cura, se puede controlar con una dieta adecuada

Recién en los últimos me­ses la Secretaría de Comercio Interior incorporó más de 60 variedades de productos aptos para celíacos al nuevo listado del programa Precios Cuida­dos. Pero los consumidores aún plantean reclamos porque consideran que falta incorpo­rar más variantes.

Al parecer, como se trata de productores PYME, las posi­bilidades de abastecer a todo el país son escasas, sumado a que para muchas empresas no les resulta redituable la pro­ducción a poca escala.

Sin bien la celiaquía no se cura, se puede controlar to­talmente con la dieta especia­lizada. Es importante que el paciente haga una dieta equi­librada y balanceada para que no pierda nutrientes.

La dieta libre de gluten in­cluye una gran variedad de productos que permiten al ce­líaco tener una alimentación saludable y variada. Se basa, fundamentalmente, en alimen­tos naturales y frescos que no contienen esta proteína, tales como: carnes, huevos, leches, pescados, legumbres, frutas, verduras. También cereales sin gluten, como el maíz o el arroz.

Cerca del 70% de los productos manufacturados contienen gluten

Aproximadamente el 70% de los productos manufacturados contienen gluten. Es por ello que al leer las etiquetas hay que tener especial cuidado en tres aspectos: existen ingredientes mencionados bajo un mismo nombre que no indican su pro­cedencia pero que sí pueden contenerlo, como por ejemplo el concentrado proteico.

Lo cierto es que las personas pueden pasar muchos años sin ser diagnosticadas. Mientras más temprano se sepa el diag­nóstico, más rápido llegará la mejora en la calidad de vida.


Sintomatología

Se manifiesta a través de diferentes síntomas y signos, según la edad:

EN NIÑOS: Suele presentarse “diarrea crónica” (síndrome de mala absor­ción), vómitos reiterados, marcada distensión abdominal, falta de masa muscular, pérdida de peso, retraso del crecimiento, es­casa estatura, cabello y piel secos, descalcificación, inapetencia, mal carácter o irritabilidad, alteraciones en el esmalte dental, dislexia, autismo, hiperactividad etc.

EN ADOLESCENTES: Dolor abdominal, falta de ánimo, rechazo a la actividad depor­tiva, retraso en el ciclo menstrual y frecuentemente baja talla comparativa con los hermanos o llamativamente menor en función de lo esperado por la altura de sus padres, retraso pube­ral, estreñimiento, queilitis angular, aftas recurrentes, anemia ferropénica, cefaleas, etc.

EN ADULTOS: Osteoporosis, fracturas, artritis, diarreas, estreñimiento, des­nutrición, abortos espontáneos, hijos recién nacidos con bajo peso, impotencia, infertilidad, pérdida de peso, anemia ferro­pénica, caída del cabello, colon irritable, menopausia precoz, astenia, depresión, epilepsia, neuropatías periféricas, cáncer digestivo, etc.

Existen enfermedades asociadas o autoinmunes, que suelen pre­ceder al diagnóstico de la celiaquía o manifestarse simultánea­mente como: Dermatitis herpetiforme, Síndrome de Down, Dé­ficit selectivo de IgA.

Dentro de las enfermedades autoinmunes se encuentran: Diabe­tes tipo I, Tiroiditis autoinmunes, Síndrome de Sjögren, Artritis reumatoidea, Psoriasis, Vitiligo, Alopecia areata, Lupus erite­matoso sistémico, Enfermedad de Addison, etc.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Suscribite al Newsletter de Rsalud para recibir todas las novedades