Medio Ambiente

Cómo armar una pared verde

Los cercos vivos vuelven a tomar fuerza. Un especialista del CONICET brinda consejos para armarlos con distintas especies. Aquí, una guía completa para disfrutar.

Autor: RSalud 5 septiembre, 2016

Los cercos vivos son una buena opción para separar diferentes sectores de un parque, jardín, delimitar con un lote vecino, o crear una barrera protectora o visual. Existe un elevado potencial de uso de árboles, arbustos autóctonos y especies exóticas para su uso.

Antonio Daniel Dalmasso, profesional principal del CONICET en el Instituto Argentino de Investigación de las Zonas Áridas (IADIZA, CONICET-UNCu, Provincia de Mendoza), ofrece algunos consejos fundamentales a la hora de armar un cerco vivo con especies nativas y exóticas rústicas. Los cercos vivos son plantaciones de especies forestales que se establecen en el terreno para separar parcelas de cultivos y potreros o formar linderos entre propiedades. Este vallado biológico puede tener múltiples usos, como proteger montes frutales, huertos, suelos, generar aromas, parquizaciones, terrenos con destinos diversos o impedir la entrada de animales que puedan dañar la producción.

“Cualquiera sea el objeto de construcción, los cercos vivos deben cumplir una función ornamental, equilibrada y de valor paisajístico con el entorno natural”, dice Dalmasso, y agrega que fundamentalmente se deben adaptar a la ecología del área donde exista la necesidad.

Otro uso puede ser el cerco aromático, que puede ser usado como condimento o medicinal. Para ello el especialista sugiere el uso de 17 especies nativas y cinco exóticas, que hay que elegir teniendo en consideración las condiciones ambientales limitantes.

Existe un elevado potencial de uso de árboles, arbustos autóctonos y especies exóticas para su uso

“Cualquiera sea el objeto de construcción, los cercos vivos deben cumplir una función ornamental, equilibrada y de valor paisajístico con el entorno natural”, dice Dalmasso, y agrega que fundamentalmente se deben adaptar a la ecología del área donde exista la necesidad.

Especies nativas de la región y sus características

Acacia aroma (tusca). Su hábito de crecimiento enmarañado y espinoso la convierte en una fuerte barrera.

Acacia atramentaria (aromo negro). Ideal para generar cercos vivos densos y seguros.

Acacia caven (espinillo). Por su carácter leñoso y espinoso es apta para tolerar herbívoros.

Acacia furcatispina (garabato). Genera barreras difíciles de franquear, lo cual ayuda a proteger predios.

Acacia visco Lorentz ex Grises (viscote). Árbol de gran firmeza y longevidad, que es un buen tolerante ante los herbívoros.

Geoffroea decorticans (chañar). Es una especie rústica y muy efectiva para impedir el acceso de animales. 

Acepta las podas, lo que permite extender la ramazón a distintos niveles.

Parkinsonia aculeata (cina cina). Árbol de gran rusticidad. Soporta la inundación temporaria o ascenso de capas freáticas. 

Prosopis chilensis (algarrobo blanco). Soporta la sequía y el uso de aguas saladas. El crecimiento es relativamente rápido, y es dependiente del tiempo que lleva establecido en el terreno.

Prosopis flexuosa (algarrobo negro o dulce). Se recomienda su uso como “postes vivos” en ambientes con acceso a freáticas. De establecerse como arbusto requiere de numerosas intervenciones de poda.

Prosopis sericantha (matorro). Sus frutos son comestibles para el ganado menor. Es de porte bajo y sensible a las bajas temperaturas, por lo que se recomienda su uso como vivo enlas zonas donde se encuentra presente naturalmente. 

Bredemeyera colletioides (hualán). Tiene gran rusticidad frente a la sequía. Se comporta como una excelente barrera física gracias a la abundante cantidad de ramas espinescentes.

Capparis atamisquea (atamisqui-matagusanos). Tolera altas y bajas temperaturas.

Grabowskya obtusa (oreja de gato). No ofrece gran resistencia como valla en comparación con las especies anteriores.

Plectrocarpa tetracantha (manca potrillos). Prefiere terrenos salinos y tolera inundaciones periódicas. Tiene buena respuestaa las podas y constituye un cercado muy espinoso e infranqueable.

Proustia cuneifolia (altepe). Logra un entramado muy efectivo que impide el acceso de animales.

Tricomaria usillo (usillo). Sus tallos de gran tamaño permiten realizar mugrones seguros para cubrir fallas o espacios vacíos.

Shinus fasciculata (molle). Mantiene una buena cobertura durante todo el año, y sus ramas aseguran un cierre prácticamente impenetrable.

Especies exóticas

Acacia capensis (acacia africana-acacia del cabo). Origen: Sudáfrica. Genera una cortina densa e impenetrable.

Agave americana (pita). Origen: México. Posee unvalor ornamental destacable en los ambientes áridos y permite una buena defensa como barrera.

Tamarix gallica (tamarindo). Origen: Asia Menor, África y Europa mediterránea. Ramoso y flexible, es efectivo como protector y de valor ornamental.

Elaeagnus angustifolia (Arabia-olivo de Bohemia). Muy tolerante a las bajas temperaturas. Es el cerco vivo más utilizado porel hombre de campo del sur de Mendoza (crianceros) y en zonas de montaña, donde las bajas temperaturas son un factor limitante para otras especies.

Opuntia ficus indica (tuna). Origen: Eurasia. Se utiliza en zonas semiáridas con cierta tolerancia al frío. Se recomienda su uso para cercado de viviendas y de huertas, siendo recomendable el empleo de variedades con espinas cuando existe ganado, las que aseguran un cierre más efectivo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Suscribite al Newsletter de Rsalud para recibir todas las novedades