Tecnología

La robótica ya no es ciencia ficción

Su aplicación en la salud es responsable, entre otras cosas, del aumento en la esperanza de vida. Además, está cambiando la forma de abordar patologías, estudios y la atención de los pacientes

Autor: RSalud 15 septiembre, 2016

La esperanza de vida de las personas, considerando todos los países del mundo pasó de 53 años en 1960 a 71 años en 2014, lo que representa un 25% de incremento en este ámbito. Claramente hay muchos factores que influyen en este crecimiento, pero personalmente soy un convencido que la principal causa tiene que ver con la tecnología. La tecnología aplicada a la salud, en todos sus ámbitos, tales como desarrollo de nuevas técnicas para tratamientos, nuevos estudios, medicamentos, dispositivos, etc.

La tecnología rige, para bien o para mal, nuestras vidas. Pensemos un segundo en lo que tenemos a nuestro alrededor, a diario y casi constantemente. Un teléfono celular. Una red WIFI. Una computadora. Una Tablet. Un televisor. Una cafetera. Y así podría seguir enumerando, pero creo que el punto queda claro.

El primer robot utilizado en medicina fue el PUMA 560, en el año 1985

Dentro de este universo tecnológico podríamos aseverar, sin temor a equivocarnos, que uno de los desarrollos más significativos tiene que ver con la robótica. Los robots vienen ganando terreno en todos los ámbitos, a pasos agigantados. Hace 10 años era casi de ciencia ficción pensar en un auto que se maneja solo, hoy es una realidad, entre otros, con el auto desarrollado por Google. La robótica ha avanzado, efectivamente, y el ámbito de la medicina no es la excepción. El presente artículo intenta describir aquellos robots médicos que están en uso actualmente, y que están cambiando radicalmente la forma de tratamiento de patologías, estudios, y atención de pacientes.

El primer robot utilizado en medicina (conocido, al menos) fue el PUMA 560, en el año 1985. Tres años después, el robot denominado PROBOT del London Imperial College ayudaba a los médicos a realizar una operación de cáncer de próstata en un paciente. Desde entonces la industria robótica en medicina ha tenido un crecimiento muy grande, dadas las claras ventajas que presenta la utilización de este tipo de herramientas robóticas para colaborar con el cirujano, sobre todo en intervenciones con alto grado de complejidad.

El año 2000, la FDA aprobaba el sistema quirúrgico robótico denominado “Da Vinci Surgical System”, cuya función es la de facilitar tareas al médico en una cirugía compleja. Se trata de un dispositivo con cuatro brazos mecánicos de alta precisión, los cuales cuentan con una cámara diminuta de alta resolución. Esta cámara le permite al médico la operación de los brazos mediante una consola. Las intervenciones quirúrgicas con este robot minimizan al aspecto invasivo de las mismas, dado que la incisión necesaria para operar al paciente es muy pequeña. El sistema se usa principalmente para prostatectomías, en histerectomías, y para reparar válvulas cardíacas.

El año 2000, la FDA aprobó el sistema quirúrgico robótico denominado Da Vinci Surgical System

En el ámbito más “personal”, y donde a veces resulta necesario contar con herramientas para el cuidado de pacientes en sus hogares, existen soluciones cas para ello. Uno de los robots de este tipo se denomina Vasteras Giraff. Es una especie de tótem con ruedas, con una pantalla, cámara y micrófono incorporados, lo que le permite acompañar al paciente por su casa, interactuando con él. El robot no es autónomo, sino que se controla de forma remota, por ejemplo, por un enfermero, utilizando una PC y con conexión a internet. Su objetivo principal es ayudar a los ancianos o personas con movilidad limitada, a comunicarse con el mundo “exterior”.

Otro aspecto de los hospitales, que no tienen que ver exclusivamente con enfermedades o tratamientos si no con la logística dentro del establecimiento, es que resulta necesario contar con herramientas para la optimización de recursos. Uno de estos recursos es el tiempo del personal. En este sentido, existen actualmente algunos robots que pueden hacer las tareas triviales, tal como sería el traslado de elementos de un lado al otro del establecimiento.

Quizás en un hospital pequeño no se note una diferencia, pero cuando se trata de centros asistenciales de grandes proporciones, cuantas más tareas no críticas se puedan delegar en estos robots, los enfermeros y médicos puede enfocarse en las tareas que realmente afectan el bienestar de los pacientes. Un robot de este tipo se llama Aethon TUG, y permite justamente esto, transportar elementos de un lado a otro (medicamentos, dispositivos, comida, o cualquier objeto que requiera ser transportado de un punto A hacia un punto B en un edificio).

La robótica colabora con el cirujano, sobre todo en intervenciones con alto grado de complejidad

El robot es autónomo y capaz de moverse sin chocar a través de pasillos en un hospital, subir y bajar de ascensores, abrir y cerrar puertas, etc., todo esto pudiendo ser a demanda, o bien con una agenda pre-establecida de

Cuando se trata de terapias a pacientes que requieren otro tipo de atención, surge el robot CosmoBot. Denominado robot “terapéutico”, los doctores lo usan para incrementar la eficacia de terapias aplicadas a niños de entre 3 y 12 años de edad (principalmente para casos de autismo o con parálisis cerebral). El uso del robot puede lograr que la terapia realizada por los médicos sea mucho más eficiente, y permite lograr los objetivos de una forma más rápida y mejor, principalmente en terapias de largo plazo.

La lista no termina con esto, ni mucho menos. La idea del artículo es brindar un pantallazo general de los robots existentes actualmente, que nos permitan tener una idea más certera sobre el futuro en la medicina. Las enfermedades seguirán existiendo y evolucionando, pero la tecnología acompañará los tratamientos para combatirlas, o en otros casos, para hacer que la vida de pacientes crónicos sea mucho más llevadera. Me gusta decir que el futuro no está lejos, el futuro ya está con nosotros, y está en nosotros saber aprovecharlo.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Tags:

Suscribite al Newsletter de Rsalud para recibir todas las novedades